Marco Aurelio

Marcus Aurelius Antoninus Augustus
(Roma, 121 - Vindobona, 181) Apodado “El Sabio”. Emperador desde el año 161 hasta su muere en 181.

 

Estudió retórica griega y latina con Herodes Ático y Marco Cornelio Frontón, el cual desde entonces habría de ser su amigo y consejero espiritual. Seducido por el estoicismo, vistió muy pronto el manto de filósofo (133). Adriano, admirado por su sabiduría e inteligencia, ordenó a Antonino Pío que lo adoptara (138). La gran obra de Marco Aurelio, Meditaciones, escrita durante la década de los 170 aun es considerada como un monumento al gobierno perfecto.
Nieto de Vibia Sabina, mujer de Adriano. César en 139 y cónsul en 140 y 145, este último año casó con su prima Faustina la Joven, hija de Antonino Pío.
Tras la muerte de Antonino Pío (161), Marco Aurelio fue nombrado emperador, la insistencia de Marco Aurelio en que Vero fuera elegido emperador junto a él motivó la lealtad de este hacia el primero durante toda su vida. La sucesión conjunta pudo haber sido debida a que Vero contaba con experiencia y talento militar, algo muy necesario durante el reinado de Marco Aurelio, en el que el Imperio se mantuvo constantemente en guerra con varios pueblos.
Como emperador, a pesar de su temperamento pacífico y su preocupación por la economía, se vio obligado a concertar empréstitos forzosos y a desprenderse de parte del patrimonio imperial ante la urgente necesidad de constituir un ejército de esclavos, gladiadores, extranjeros y fugitivos, con el que hacer frente a la presión de los pueblos germanos y otras tribus nómadas, rechazados hasta más allá del Danubio en el 168; venció a los partos y les arrebató parte de Mesopotamia (161) y sometió a marcomanos (172), cuadros (174) y sármatas (175).
Hubo de hacer frente a epidemias y revueltas populares. La vuelta el ejército de Lucio Vero de la guerra con Partia trajo consigo una plaga (viruela o sarampión) conocida como la “Plaga Antonina”. Lucio Vero perdió la vida en el año 169 causa de esta plaga y Marco Aurelio vio dañada su reputación ya que se dio el nombre de su familia (Antonina) a la plaga.
A la serie ininterrumpida de guerras y calamidades que tuvo que soportar, el emperador opuso su serenidad y su fuerza moral.
A su muerte le sucedió su hijo Cómodo y fue deificado.