Maximino I

Caius Iulius Verus Maximinus.
(173-238) Emperador desde el 19 de marzo de 235 hasta mayo-junio de 238.

 

Maximino fue el primer emperador de origen bárbaro y el primero que nunca puso su pie en Roma.
Debido al descontento de los soldados por pagos de importantes sumas a las tribus germanas, en un motín en el castillo de Bretzenheim (Germania) Alejandro Severo fue asesinado y la Guardia Pretoriana proclamó emperador a Maximino, a la sazón al mando de las legiones en la frontera con Germania. Nombramiento que fue confirmado por el Senado a regañadientes porque a los senadores no les agradaba tener a un "campesino" como emperador.
Con la esperanza de formar una nueva dinastía, en 236 nombra a su hijo Máximo como César y sucesor.
Tanto Maximino como su hijo fueron asesinados por sus propias tropas.

Las historias retratan a Maximino como un hombre gigante, de más de 2,40 metros de altura. El historiador Julio Capitolino nos dice las manos del emperador eran tan grandes que llevaba uno de los brazaletes de su esposa como un anillo de pulgar. Se decía, posiblemente de forma exagerada, que consumía una dieta diaria de 18 kilos de carne y seis litros de vino. Su aspecto temible se vio acompañado por un temperamento brutal y asesino. Algunas veces sus súbditos se referían a él como "cíclope".